Se habla mucho de este tema y este mes nosotros queremos exponer información contrastada  tras conocer en los medios, que de seguro será de interés.

 El consumo de aceite de palma está creciendo exponencialmente en todo el mundo, en especial en  países consumistas  de Europa, EEUU y este de Asia. Este producto esta en casi la  totalidad de galletas y pastas que consumimos tanto en casa como en  bares, cafeterías y restaurantes  cuando desayunamos, merendamos o picoteamos.

También está presente en cosmética (pintalabios, cremas hidratantes, suavizantes de pelo, etc.) y en  limpieza del hogar (detergente en polvo).

alergenos.tripntry.consumo-responsable

 El consumo de este aceite, su demanda es tal, que están desapareciendo a ritmo vertiginoso bosques primarios y selva virgen, para plantar en ellos  simples palmeras, de donde se extrae dicho aceite.

Eso de por sí  ya es terrible noticia y quizá es conocida,  pero todavía peor y eso nos centramos es que en esos bosques y selvas están  las materias primas con la que poder obtener nuevas vacunas – que son ya necesarias  – para poder combatir  virus e incluso alergias (alérgenos) que  pululan  por  nuestro mundo y que los que actuales fármacos no los combaten correctamente.

Sin duda no adquirir, no demandar aceite de palma  es complicado, no tenemos tiempo para pararnos a leer la letra pequeña de los etiquetados, pero si en los establecimientos estuviera indicado con un cartel en grande qué productos tienen  aceite de palma y cuáles no, yo sin duda elegiría los que no.  

Por nuestra parte y en la medida de lo posible nosotros seguiremos trabajando para seguir informando  sobre alergenos desde nuestras apps  destinadas al sector de restauración y hostelería.

 Y si quieres documentarte mejor, os invitamos a ver estos videos. El primero es una breve  introducción (dura 2:24″) y el segundo es toda el desarrollo del problema (dura 43:53″) 

VICE: Aceite de palma

VICE: Medio Ambiente